Menú diario

Elaborar tu menú del día de manera equilibrada

Diseñar un buen menú diario que cumpla con las exigencias de tu familia puede ser un quebradero de cabeza. Pero elaborar un menú del día nutricionalmente equilibrado, sencillo y con una baja inversión, es posible. Os dejamos a continuación algunos consejos:

1. El equilibrio es la clave de tú menú diario

En tu menú diario, es recomendable poner alimentos variados, salvo azúcares libres. Debes prescindir de ellos si quieres ofrecer platos sanos. Lo ideal es que el centro de tu comida sean las proteínas, por ejemplo, huevos o pescado; y la fibra, como las verduras. Las grasas también deben estar presentes, a ser posible insaturadas (como el aceite de oliva). Y no debes olvidarte de los hidratos de carbono, aunque mejor que sean integrales para que conserven el contenido en fibra.

 

2. Recurre a las legumbres

Las legumbres, a menudo, son despreciadas, pero tú deberías tenerlas siempre en tu despensa. Contienen muchas proteínas y micronutrientes importantes, son saciantes, y además muy baratas.

Las legumbres ofrecen muchas opciones: Ensalada de garbanzos, lentejas cocidas con chorizo, alubias con verduritas pochadas, garbanzos con curry o hamburguesa de lentejas son solo algunos ejemplos de todo lo que puedes cocinar con ellas. Siempre podrás ofrecer variedad jugando con las verduras, y tendrás platos muy resultones creados a partir de recetas sencillas.

3. Hazte amigo del horno

Mucha gente prefiere no cocinar al horno, porque es cierto que es un electrodoméstico que gasta mucho. Sin embargo, cocinar al horno te puede hacer ahorrar mucho tiempo y además es muy sencillo. Los asados tienen un gusto especial y requieren poco tiempo de preparación (al margen del tiempo de cocinado). Llena la bandeja con productos bien aliñados, métela al horno y simplemente espera a que se haga vigilando el punto justo de cocción. Esto vale para carnes, pescados, verduras y cualquier tipo de masa que requiera horneado.

¿Más ideas? Verduras asadas aliñadas con ajo y limón, salmón en papillote con salsa de curry o pollo asado a la cerveza con romero acompañado de patatas y cebolla. Recetas fáciles que requieren poco esfuerzo y son muy sanas.

4. Usa siempre productos de temporada en tu menú diario

Muchas personas se quejan de que comer bien es muy caro, sobre todo cuando hablamos de fruta y verduras, pero esto no es cierto si sabemos comprar. Eligiendo en cada ocasión los productos de temporada nos ahorraremos mucho dinero ¡y ganaremos en sabor! Además, recuerda lo importante que es incluir fruta y verdura en tus platos. Desde luego, con esta opción todos ganan.

5. Planifica un menú semanal

Así ahorrarás esfuerzo y dinero en la compra, porque podrás preparar varias cosas de una sola sentada. En una semana puedes ofrecer productos similares cocinados de diferentes formas, pero para que sea un menú equilibrado te recomendamos lo siguiente:

  • Verduras: debes ofrecer al menos un plato cada día. Ofrece también fruta de postre antes que otro tipo de dulce.
  • Huevos: son muy versátiles y sanos, se pueden incluir también varias veces por semana.
  • Pescado y carne: deja que el pescado adquiera más protagonismo que la carne, es más sano.
  • Hidratos de carbono: pueden ser complemento a los platos (patatas, arroz, pasta) pero trata de evitar recetas en los que sean los protagonistas. Uno o dos semanalmente es suficiente, y mejor si son integrales.
  • Grasas: pueden incluirse platos con más contenido en grasas saludables sin problemas, pero trata de equilibrarlos con fibra, por ejemplo, con hojas verdes en vez de con patatas.

Si sigues estos consejos, te aseguramos que tu menú del día será todo un éxito.


entrantes ensaladas primeros platos segundos platos postres